Alemania dejó al desnudo a Brasil, y llegó a la final...

En Belo Horizonte, la Selección Alemania goleó a su par de Brasil por 7-1, en el encuentro correspondiente a las semifinales de la Copa Mundial de la FIFA "Brasil 2014". El conjunto teutón avanza a la final con un entusiasmo mucho más que positivo, y espera a su rival con la chapa de favorito en la frente. Brasil demostró nada, y eso su propia hinchada no lo perdonará.
En el primer tiempo, todo comenzaría parejo, con una intensidad de juego increíble. Brasileros y alemanes jugaban todas las bochas como si fuesen las últimas, y explotaban la velocidad a todo dar. Pero eso solo duró diez minutos.
A los 10 minutos, de un centro desde la derecha, Kross le puso el balón a Thomas Müller en el segundo pelo, solo y sin obstáculos, el volante del Bayern München la cacheteó con derecha para mandar el esférico a las redes. Gol de Alemania, y la visita silenciaba el Minerão.
Brasil intentó llegar al rápido empate, pero la noche llegaría antes para la verdeamarelha.
A los 22 minutos, en un jugadón colectivo en ataque, Kross recibió el balón frente al área, se lo filtró a Müller, este se la acomodó a Miroslav Klose, y el mismo Klose la llevó y remató, tapó Julio César, y en el rebote estaba Klose para poner el 2-0 del partido. Además, llegó a su decimosexto gol en mundiales, superó a Ronaldo (que estaba comentando para TV Brasilera -Globo-).
A los 23 minutos, Müller se proyectó por derecha, metió el centro bajo al corazón del área, Klose la dejó pasar, y tras de él entro Toni Kroos para el 3-0 de Alemania.
A los 25 minutos, Kross robó el balón en la salida de Brasil, metió un pase en profundidad para Khedira, y este tocó de primera para Toni Kroos que estaba en el punto penal para empujarla y marcar el 4-0. El mineinazo comenzaba a sentirse en la bronca de los torcedores locales, y en la alegría de los europeos.
A los 28 minutos, otro ataque en bloque de Alemania, Sami Khedira la recibió en tres cuartos, la tocó rápido para Özil, y él la pasó a Khedira al medio y el volante del Real Madrid la mandó a inflar las redes. 5-0 para los teutones. Una paliza en el Minerão, ante un equipo desdibujado, un equipo local que no encontró respuestas a la falta de Neymar en el campo de juego.
La primera parte reflejó en el marcador lo que se vio en el rectángulo verdoso. Juego colectivo, defensa férrea, alternación de toques rápidos y cortos, pero todos precisos. Alemania fue superior desde el principio hasta el entretiempo. Felipão no pudo suplir la ausencia de Neymar en la delantera, y de Thiago Silva en la defensa.
En el segundo tiempo, Felipão mandó a cancha a Ramires y Paulinho (por Hulk y Fernandinho respectivamente) con la intensión de recuperar el balón y salir de contra. Ya que la esperanza de la remontada, pese al 5-0 en contra, era creíble.
El local controló el balón y encabezó ataques continuos a la portería de Neuer, pero sin éxitos. Además, el arquero alemán estuvo en una buena tarde, ya que tapó todo lo que pudo y Brasil le propuso.
A los 23 minutos, Khedira fue por derecha, la metío al área para Kroos, y este la tocó al punto penal para Andre Schürrle, quién remató de primera para vencer a Julio César, y poner el 6-0, y el fin de la esperanza local. El sexto gol catapultó el sueño de la verdeamarelha de ser campeón en casa.
Y a los 33 minutos, el mismo Andre Schürrle recibió el balón en el sector izquierdo del área, se acomodó y sacó un zurdazo, la pelota entró en el ángulo superior derecho de Julio César. El portero local cayó abatido en el piso, con bronca e impotencia, sin poder creer lo que le tocaba vivir. Los alemanes festejaban. Y torcedores los brasileros aplaudían la genialidad del conjunto alemán, y del 9 de los teutones. Los jugadores con camisetas amarillas no lo podían creer, se miraban uno a uno sin encontrar respuestas. Y Felipão solo esperaba el final.
Si el complemento arrancó con un Brasil enchufado, terminó con un Brasil apagado, ahogado en sus propias lágrimas, sin poder dar explicasiones de lo que estaba viviendo. Alemania fue superior en todo, a lo largo de todo el partido; se mostró como un fiel candidato a quedarse con la Copa del Mundo.
A los 44 minutos, de un rechazo desde el fondo local, la pelota le quedó a Oscar, que encaró a Boateng, y definió ante la salida de Neuer, para el 1-7 final. Un gol solo para las estadísticas. Ni Ronaldo en la Globo lo gritó.
Alemania humilló a Brasil, es su propia casa. No le importó la localía, y rompió con todas las predicciones.
El domingo desde las 16 horas, en el Maracaná, Alemania jugará la final de la competencia ante el ganador del duelo entre Holanda y Argentina.
Brasil tratará de redimirse de su vergüenza el sábado en Brasilia, en el partido por el tercer puesto, contra el perdedor del duelo entre Holanda y Argentina.

Videos: Fútbol Para Todos.

Síntesis - Formaciones:

Brasil 1: Julio César; Maicon, David Luiz, Dante, Marcelo; Luiz Gustavo, Fernandinho; Hulk, Oscar, Bernard; y Fred. 
 Suplentes: Jefferson, Víctor; Dani Alvez, Maxwell, Henrique, Paulinho, Ramires, Hernanes, Willian, y Jô.
   Cambios: ST' Paulinho por Fernandinho, y Ramires por Hulk; y 68' Willian por Fred.
DT: Luiz Felipe Scolari.

Alemania 7: Manuel Neuer; Philipp Lahm, Jérome Boateng, Mats Hummels, Benedikt Höwedes; Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger; Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil; y Miroslav Klose.
 Suplentes: Ron-Robert Zieler, Roman Weidenfeller; Kevin Grosskreutz, Matthias Ginter, Erik Durm, Per Mertesacker, Julian Draxler, Christoph Kramer, Andre Schürrle, Lukas Podolski, y Mario Götze.
   Cambios: ST' Mertesacker por Hummels; 57' Schürrle por Klose; y 75' Draxler por Khedira.
DT: Joachim Löw.

Goles: 10' Thomas Müller (Alemania); 22' Miroslav Klose (Alemania); 23' y 25' Toni Kross (Alemania); 28' Sami Khedira (Alemania); 68' y 78' Andre Schürrle (Alemania); y 89' Oscar (Brasil).
Amonestado: Dante en Brasil.
Árbitro: Marco Rodríguez (México).
Asistentes: Marvin Torrentera, y Marcos Quintero (México).
Cuarto árbitro: Mark Geiger (Estados Unidos).
Estadio: "Mineirão", Belo Horizonte.